Es importante para el Estado español a la hora de tomar una posición del interés nacional sobre asuntos de la unión europea, que dicha posición se tome de manera conjunta con las comunidades autónomas, puesto que así podrían llevar una mejor defensa del estado, y las comunidades podrían informar al Estado sobre sus intereses y necesidades, haciendo que llegado el caso, las comunidades autónomas apliquen el derecho de la unión con toda deportividad, al ver que dicho derecho defiende sus intereses y pretensiones.

Esta contribución por parte de las comunidades autónomas en la posición nacional se le denomina fase ascendente, y se puede realizar a través de una coordinación multilateral en la que participan todas las comunidades o algunas junto a la Administración General del Estado. Incluso puede ser una coordinación únicamente bilateral, las cual rara vez se da, únicamente en las situaciones que afecten en exclusiva a una comunidad autónoma.

En la presente noticia vemos un claro ejemplo de la coordinación multilateral, la cual se lleva a cabo principalmente a través de la CARUE (Conferencia para Asuntos Relacionados con la Unión Europea).

La CARUE adoptó en 1994 el “Acuerdo sobre Participación Interna de las Comunidades Autónomas en los asuntos comunitarios europeos a través de las Conferencias Sectoriales”. Con este Acuerdo, las Comunidades Autónomas comenzaron a participar en dicha fase ascendente, puesto que antes solo participaban en la llamada fase descendente.

En 2004 se adopto un acuerdo por el que se regulaba la participación de las Comunidades autónomas en el Consejo, permitiendo un máximo de 4 representantes autonómicos, ahora tal y como indica la noticia, gobierno y comunidades autónomas, a través de esa coordinación multilateral, han acordado aumentar la participación de los representantes regionales ante el Consejo (pese a que la noticia indica malamente Consejo Europeo, creyendo que es lo mismo que Consejo de la UE, cuando en realidad es otra institución totalmente distinta, cuya función es definir la orientación y las prioridades políticas generales de la Unión Europea, mientras que el Consejo su función es representar a los Gobiernos de los Estados miembros, adoptar la legislación europea y coordinar las políticas de la UE), haciendo que a partir de ahora se incluya la posibilidad de que sean más, al establecer que acudirán “al menos cuatro personas” siendo así más flexible la participación de las comunidades autónomas en la delegación española ante la Unión Europea.

Modificándose así la Guía de Buenas Prácticas de la CARUE para mejorar el sistema de representación de las comunidades autónomas en la conformación de la posición española ante la Unión Europea.

https://www.europapress.es/nacional/noticia-gobierno-ccaa-aumentar-participacion-representantes-autonomicos-consejo-europeo-20181210173558.html

Rifad El-Hachem Debek